fbpx

Sobre Árboles y Madres PDF

con descuento

Sobre Árboles y Madres PDF

Patricio Marchant

U$6,00 U$5,40

ISBN: 978-987- 28096-1-4
Fecha de publicación: septiembre 2009
Colección: Escrituras
352 páginas
Formato: PDF

Availability: 988 disponibles SKU: 0040 Categorías: ,
  • Descripción
  • AUTORX
  • MEDIOS DE PAGO

DESOLACIÓN

La bruma espesa, eterna, para que olvide dónde
me ha arrojado la mar en su ola de salmuera.
La tierra a la que vine no tiene primavera:
tiene su noche larga que cual madre me esconde.

El viento hace a mi casa su ronda de sollozos
y de alarido, y quiebra, como un cristal, mi grito.
Y en la llanura blanca, de horizonte infinito,
miro morir inmensos ocasos dolorosos.

¿A quién podrá llamar la que hasta aquí ha venido
si más lejos que ella sólo fueron los muertos?
¡Tan sólo ellos contemplan un mar callado y yerto
crecer entre sus brazos y los brazos queridos!

Los barcos, cuyas velas blanquean en el puerto
vienen de tierras donde no están los que son míos;
sus hombres de ojos claros no conocen mis ríos
y traen frutos pálidos, sin la luz de mis huertos.

Y la interrogación que sube a mi garganta
al mirarlos pasar, me desciende, vencida:
hablan extrañas lenguas y no la conmovida
lengua que en tierras de oro mi vieja madre canta.

Miro bajar la nieve como el polvo en la huesa;
miro crecer la niebla como el horizonte,
y por no enloquecer no cuento los instantes,
porque la noche larga ahora tan sólo empieza.

Miro el llano extasiado y recojo su duelo,
que vine para ver los paisajes mortales.
La nieve es el semblante que asoma a mis cristales:
¡siempre será su albura bajando de los cielos!

Siempre ella, silenciosa, como la gran mirada
de Dios sobre mí; siempre su azahar sobre mi casa;
siempre, como el Destino que ni mengua ni pasa,
descenderá a cubrirme, terrible y extasiada.

“Bien, la idea de presentarme yo mismo no es una idea personal sino que es una idea teórica. Yo respeto perfectamente a quienes piensen de otro modo, pero yo creo que uno debe confesar las escenas inconscientes en la medida en que las logra conocer, o más conscientes, a partir de las cuales uno escribe. Creo que eso es de alguna manera un deber, aunque como digo, soy absolutamente tolerante frente a que no trabajen así. Bien, en todo caso me considero, obviamente, como el mestizo latinoamericano, lo que no impide que no sea de origen –un poco lejano– francés. Por otra parte, de origen –sólo lo supe el año pasado, sí, es verdad– de origen judío alemán, de alemanes que se escaparon del nazismo, se convirtieron al protestantismo y luego al catolicismo. Todo lo cual, digamos, ha renovado un poco la mala voluntad que le tengo al cristianismo en general. Por otra parte, tengo tres hijas, tres hijos, perdón. Una hija que hizo un acto bastante curioso, que puso en un dilema al Ejército de Chile: o se iba el Ejército de Chile de Chile o se iba ella. Eso fue a los dieciséis años, cuando ella tenía dieciséis años. Desgraciadamente ganó el Ejército de Chile, y hace cinco años que no sé de ella. Sé que está exiliada en Francia, pero no sé absolutamente nada. Tengo otro hijo que ganó todos los premios, los tres premios que había en el Festival de Video Hispanoamericano celebrado en la República de Cuba el año pasado. Tengo también un hijo que, aquellos que me han leído, lo conocen por las lecturas, digamos, porque siempre lo meto en mis textos. En todo caso soy separado, por si hubiera alguna interesada… Bien, pasando a otra cosa, tendría que decir, digamos, que, bueno, ha sido muy importante para mí la amistad con Jacques Derrida. Respecto a cosas menos importantes, a publicaciones, desde muy joven publiqué una serie de estupideces, de historia de la filosofía, digamos, en revistas, principalmente en Puerto Rico. El golpe de Estado tuvo al menos la virtud de dejarme siete años sin poder escribir absolutamente nada. El hecho de haber estado dos años en Francia, en contacto con Jacques Derrida, yo creo que me ayudó bastante, de modo tal que el año 79 retomé la posibilidad escritural con un español un poco… poco usual, digamos, un tanto patológico...”P. Marchant, Coloquio Chileno-Francés de Filosofía, Santiago de Chile, 1987

ARGENTINA

  • Mercado Pago
    Luego de realizado el pago recibirás automáticamente un correo electrónico con los archivos para descarga.
  • Transferencia bancaria
    Luego de realizada la transferencia nos tendrás que enviar un correo electrónico a info@edicioneslacebra.com.ar junto al comprobante de la transferencia. En pocas horas, o generalmente en minutos, recibirás un correo con los archivos para descargar.
CHILE
  • Transferencia bancaria
    Luego de realizada la transferencia nos tendrás que enviar un correo electrónico a info@edicioneslacebra.com.ar junto al comprobante de la transferencia. En pocas horas, o generalmente en minutos, recibirás un correo con los archivos para descargar.
  • PayPal
    Luego de realizado el pago recibirás automáticamente un correo electrónico con los archivos para descarga. Antes, deberás configurar la moneda del sitio a dólar, euro o peso mexicano (paypal no soporta los pesos chilenos).

RESTO DEL MUNDO

  • PayPal
    Luego de realizado el pago recibirás automáticamente un correo electrónico con los archivos para descargar. La moneda de la tienda debe estar configurada en dólar, euro o peso mexicano para que el pago vía paypal esté habilitado.
ADVERTENCIA USUARIOS DE HOTMAIL:
  • Debido a que en ocasiones Hotmail envía los mails que salen de nuestra web al spam, les pedimos tengan a bien revisar esa casilla en caso de no haber recibido los enlaces de descarga.